‘Spam’ telefónico: qué hacer ante estos casos y cómo evitarlo

Dos de la tarde. Suena el teléfono. Lo coges. Tu compañía telefónica intenta venderte un nuevo paquete de fibra óptica. Contestas que no estás interesado y les cuelgas, pero no parece que capten el mensaje. Cuatro de la tarde, dos días después. Vuelve a sonar y vuelves a descolgar el teléfono. Los mismos de antes, y el mismo objetivo comercial. El spam telefónico se ha convertido en una práctica muy habitual —y molesta— que supone la cara B de la moneda cuando se contrata un servicio con una operadora.

Este pasado lunes se conocía el primer caso en España de acoso telefónico por parte de una operadora en el que un juez impone como medida cautelar la prohibición a la compañía de comunicarse con un antiguo cliente.

Dejando de lado este caso en particular, los usuarios sí pueden poner fin a estas incómodas prácticas de las operadoras. He aquí algunas soluciones para atajar de raíz este problema y poner fin al spam telefónico.

¿Es legal?

Una operadora de telefonía puede llamar a un cliente para informar de un nuevo producto o promoción, es totalmente legal. Eso sí, para ello una empresa debe acceder a bases de datos públicas o bien que el propio usuario se los haya facilitado voluntariamente en algún momento.

Analicemos un caso como lo es en España, donde la Ley de Competencia Desleal establece en su artículo 29 —titulado ‘Prácticas agresivas por acoso’— que se considera desleal y, por tanto, ilegal, «realizar propuestas no deseadas y reiteradas por teléfono, fax, correo electrónico u otros medios de comunicación a distancia, salvo en las circunstancias y en la medida en que esté justificado legalmente para hacer cumplir una obligación contractual».

Asimismo, «el empresario o profesional deberá utilizar en estas comunicaciones sistemas que le permitan al consumidor dejar constancia de su oposición a seguir recibiendo propuestas comerciales de dicho empresario o profesional», indica el mismo artículo.

Por otro lado, estas llamadas deberán realizarse desde «un número de teléfono identificable«, según la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios.

¿Dentro de qué horario pueden llamar?

El artículo 96 de esta normativa establece que las llamadas comerciales deben efectuarse entre las 9.00 h de la mañana y las 21.00 h, y nunca tendrán lugar en días festivos o fines de semana.

Sin embargo, muchas compañías sortean este obstáculo insistiendo más veces dentro del horario que establece la ley.

¿Me puedo negar a recibir publicidad?

Sí. Una persona puede negarse a recibir spam, tal y como recoge la ley de consumidores: «El consumidor y usuario tendrá derecho a no recibir, sin su consentimiento, llamadas con fines de comunicación comercial cuando hubiera decidido no figurar en las guías de comunicaciones electrónicas disponibles al público, ejercido el derecho a que los datos que aparecen en ellas no sean utilizados con fines de publicidad o prospección comercial, o hubiera solicitado la incorporación a los ficheros comunes de exclusión de envío de comunicaciones comerciales regulados en la normativa de protección de datos personales».

También el artículo 30.4 de la Ley de Protección de Datos indica que «los interesados tendrán derecho a oponerse, previa petición y sin gastos, al tratamiento de los datos que les conciernan, en cuyo caso serán dados de baja del tratamiento, cancelándose las informaciones que sobre ellos figuren en aquel, a su simple solicitud».

Primer paso para evitar el ‘spam’ telefónico

La Lista Robinson: se trata de un registro gratuito en el que los ciudadanos pueden inscribirse si no quieren recibir publicidad de entidades con las que no guarda ningún tipo de relación. Está gestionada por la Asociación Española de Economía Digital.

Inscribirse en esta lista es muy fácil, basta con acceder a la página web listarobinson.es y rellenar el formulario que aparece en el apartado ‘Para ciudadanos’. A partir de ahí, el usuario recibirá un correo electrónico de confirmación para disponer de un nombre de usuario y una clave de acceso. A continuación, deberá entrar en ‘Acceso al servicio’ para elegir la vía a través de la cual se quiere dejar de recibir publicidad: email, teléfono móvil o fijo, correo postal o SMS. Desde la OCU aconsejan guardar todos los correos como prueba.

Tienen que pasar tres meses a partir del día siguiente al registro en la lista para que surta efecto y las empresas dejen de contactar con un usuario.

No obstante, si se trata de una compañía con la que existe o ha existido un contrato, el cliente deberá contactar directamente mediante email o carta para que dejen de enviarle publicidad. La web de la Lista Robinson dispone de un buscador de entidades a las que hacer llegar dicha petición.

Otra manera de protestar ante el acoso telefónico es hacerlo a través de las redes sociales como Twitter, donde se puede mencionar a esas compañías, así como a organizaciones de consumidores, y de este modo hacer ruido para que atiendan las demandas de los usuarios.

¿Y si sigue el acoso?

Cabe denunciar ante la Agencia de Protección de Datos o la autoridad de consumo autonómica. Es la vía a la que acudir si, pasados los tres meses de haberse apuntado a la Lista Robinson, las compañías continúan llamando o mandando mensajes, o bien ignoran las peticiones expresas de un usuario para dejar de recibir publicidad. Las denuncias a la Agencia de Protección de Datos se pueden presentar por internet si se dispone de firma electrónica, si no hay que acudir en persona a la sede de la agencia (en Madrid).

Asociaciones de consumidores como Facua disponen de formularios de reclamación en su página web.

¿Cómo identificar una llamada spam?

Existen guías telefónicas online que se encargan de recopilar números de teléfono asociados a empresas de spam telefónico. Listaspam.com, tellows.es o telefonospam.es son algunas de ellas. Al introducir el número de teléfono en alguna de estas páginas, el usuario podrá saber a qué compañía pertenece.

Cómo bloquear llamadas en el móvil

Una vez identificada la llamada, el siguiente paso es bloquearla. Desde el móvil se puede bloquear una llamada que haya quedado registrada en el historial o en los contactos del teléfono, tanto para sistemas operativos Android o iOS.